Fandom

Dragon Age Wiki

Entrada del códice: Más allá del Velo: espíritus y demonios

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Texto del códice

Resulta bastante difícil para un observador casual diferenciar el Velo de las criaturas que viven ahí, por no hablar ya de un tipo de espíritu de otro. A decir verdad, poco es lo que los distingue, incluso a ojos de los magos más perspicaces. Como los espíritus no son entidades físicas y, por tanto, no se ven limitados por un forma reconocible (o, incluso, carecen completamente de forma), uno nunca puede decir con seguridad qué está vivo y qué es solo para del decorado. Por ello, es recomendable para el investigador inexperto que salude a todos los objetos con los que se encuentre.

Normalmente, utilizamos mal el termino "espíritu" y lo reservamos para las criaturas benignas del Velo -o, como mínimo, menos malévolas-; pero, en puridad, todos los moradores del reino que hay más allá del Velo son espíritus. Como el Cantar de la Luz señala, todo lo que hay en el Velo es un reflejo de nuestro mundo, Una pobre imitación, cierto, porque los espíritus no entienden ni remotamente qué están copiando, y de ahí que no sorprenda que el Velo parezca en su mayor parte un manuscrito traducido por unos cuantos iniciados borrachos del tevinterano al orlesiano, y luego del segundo al primero.

Por lo general, los espíritus no son complacidos. O, mejor dicho, no son complicados siempre que los comprendamos. Cada uno se aferra a una sola faceta de la experiencia humana: la cólera, la gula, la compasión, la esperanza, etc. Esta única idea se convierte en su identidad. Lamamos demonios a los espíritus que se identifican con las ideas y emociones humanas más siniestras.

La forma más común y débil de demonio que uno pueda encontrar en el Velo es la del demonio de la cólera. Son muy parecidos a teteras en ebullición permanente porque solo existen para liberar su odio, pero rara vez tienen algo a lo que odiar. Un poco por encima de ellos se encuentran los demonios de la gula, que hacen poco más que comer o intentar comerse cuanto encuentran, incluyendo a otros demonios (cosa, esta última, que pocas veces consiguen). A continuación están los demonios de la pereza. Son las primeras criaturas inteligentes que uno suele encontrar en el Velo. Solo son peligrosos en las raras ocasiones en las que se les puede inducir a levantarse y hacer daño. Los demonios del deseo son más astutos y mucho más poderosos, pues utilizan toda clase de sobornos para inducir a los mortales a entrar en su reino: riqueza, amor, venganza, cualquier cosa que haya en lo más profundo del corazón de uno. Los demonios más poderosos con los que nos hemos encontrado hasta la fecha son los demonios del orgullo, acaso porque, entre todos los de su ralea, son los que más se parecen al nombre.

--De Más allá del Velo: espíritus y demonios, del encantador Mirdromel.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar