FANDOM


Ver también: Viejos dioses, Archidemonio, Dragones

Acerca de los viejos dioses

Dumat, el Dragón del Silencio.
Zazikel, el Dragón del Caos.
Toth, el Dragón del Fuego.
Andoral, el Dragón de los Esclavos.
Urthemiel, el Dragón de la Belleza.
Razikale, el Dragón del Misterio.
Lusacan, el Dragón de la Noche.

Había siete viejos dioses, grandes dragones alados que se dice gobernaron el mundo antiguo. La Capilla sostiene que ellos fueron los responsables del pecado original, que apartaron a la humanidad de su verdadero creador mediante engaños. La fe de los hombres flanqueó y así el Hacedor se apartó del mundo, pero no antes de encerrar a los viejos dioses en prisiones eternas bajo tierra como castigo.

Los eruditos suponen que los antiguos dioses debieron de existir realmente en algún momento, pero casi todos coinciden en que probablemente eran dragones de verdad: antiguos dragones celestiales de un tamaño desconocido hoy y lo bastante imponentes como para aterrorizar a los pueblos antiguos para que los adoraran. Algunos sostienen incluso que estos dragones se encuentran durmiendo, debido a una suerte de hibernación y no a la cólera del Hacedor.

Con independencia de la verdad, la leyenda mantiene que incluso desde sus prisiones subterráneas los antiguos dioses son capaces de susurrar en los oídos de los mortales. El arconte Thalsian, el primero de los maeses, que decía haber contactado con el viejo dios Dumat, utilizó la magia de sangre que éste le enseñó para conseguir un poder increíble en Tevinter y proclamarse gobernante de un imperio. A cambio, fundó los primeros templos que adoraban a los viejos dioses y los dragones se identificaron por todas partes con el poder imperial.

Hasta la fecha, se dice que cuatro de los viejos dioses se han despertado como archidemonios corrompidos: Dumat, el primero y el más poderoso, murió en la batalla de los campos Silenciosos; Zazikel cayó en la batalla de Refugió Celeste; Toth fue abatido en la batalla del Salto del Cazador; y Garahel, el legendario guarda gris, mató a Andoral la batalla de Ayesleigh. Los archidemonios solo han sido identificados tras años de discusiones de los estudiosos y, a día de hoy, no se sabe con seguridad si eran realmente viejos dioses y no solo meros dragones. Lo único que se sabe con seguridad es que los engendros tenebrosos cazan para ellos en lo más profundo de la tierra. Si realmente son los viejos dioses, como creen muchos eruditos, solo nos quedan tres Ruinas por delante. No obstante, ¿qué ocurrirá cuando todos los viejos hayan resurgido y los hayamos matado? ¿Terminarán las Ruinas para siempre y la humanidad se ganará por fin el perdón del Hacedor? Veremos.

--De El resurgimiento de los viejos dioses de la hermana Mary, erudita de la Capilla, 8:50 de la Bendita

Entradas del códice relacionadas