Fandom

Dragon Age Wiki

Entrada del códice: Aodh

1.003páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Ver también: Objeto: Aodh

Texto del códice

Hace mucho tiempo, un soldado de Gwaren regresaba a su casa tras veinte años de guerra. Había vendido su espada para poder comprar un pasaje a Denerim y tenía que atravesar el bosque de Brecilia sin otra cosa en los bolsillos que un mendrugo de pan.

En el camino se encontró con un viejo leñador ciego, que descansaba sentado en un tocón. "He aquí alguien que está peor que yo", se dijo el soldado, y le regaló el mendrugo al viejo. El leñador bendijo al soldado y, a cambio del pan, le regaló su hacha.

El soldado siguió su camino y pronto se hizo de noche. Se acostó en la rama de un árbol, con el hacha del leñador a un lado para protegerse de las bestias y los bandidos. Cuando la luna estaba en lo alto, el ruido de unas lagrimas lo despertó de repente. "¡Muéstrate!", gritó, pero por mucho que lo intentó, no pudo encontrar a nadie.

"Ayúdame", dijo entonces el árbol en el que se había estado durmiendo. "Un mago me ha trasformado en esto que ves y nunca seré libre. Si te apiadas de mi, tálame para que mi alma pueda partir al encuentro con el Hacedor".

Y así, el soldado cogió su hacha y procedió con lo que le había pedido. Los hachazos sangraban como heridas y, al poco tiempo, el hacha y las manos del soldado estaban cubiertos de sangre caliente. Pero aferró su arma aún con más fuerza y continuó. El árbol se hizo pedazos al caer al suelo y de entre las astillas brotó un demonio, que saludó al soldado con una reverencia antes de desvanecerse en el Velo.

El soldado, aterrado hasta los huesos, no pudo dormir aquella noche. Por la mañana descubrió que el hacha seguía ardiendo, como la sangre del silvano, pero a pasar de este calor, él era incapaz de quitarse el frío de los huesos, Dicen que termino sus días en Gwaren, cortando madera para sus siete chimeneas, tiritando y maldiciendo a los espíritus.

Entradas del códice relacionadas

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar